Más que datos

Oscar
Glenn

Más que datos

24/11/2020
Facebook Twitter Google +

Suena brutal decir que 56.62 millones de personas en México, no alcanzan a comprar la canasta alimentaria con lo que obtienen por su trabajo, eso es “grosso modo” lo que llaman pobreza laboral, y decir que en ese grupo están 11.38 millones de personas que durante el tiempo que hemos padecido enfrentando la pandemia por COVID19, vieron caer su ingreso, además de la pérdida del valor adquisitivo del dinero, según lo reporta el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), es inconcebible. Obligado preguntarse ¿Acaso se hizo todo lo que se podía para reducir este impacto?

La ingrata realidad sobre el aumento de la pobreza para las personas que pese a estar trabajando, no obtienen los suficiente para sobrevivir y para aquellos que han perdido su fuente de ingreso por la parálisis que provocó este problema sanitario, resulta de lo más frustrante y en el caso del Estado de México, esto se traduce -según la más reciente Encuesta de Ocupación y Empleo del INEGI- en que la tasa de desocupación aumentó 1.9 puntos porcentuales al pasar de 4.8% a 6.7% a nivel estatal al cierre del tercer trimestre y la disminución en el ingreso laboral promedio entre el tercer trimestre de 2019 y el tercer trimestre de 2020 fue de 10.4%.

Las mujeres, las personas que trabajan en el sector de los servicios y quienes viven en municipios indígenas, son quienes más están padeciendo los efectos tanto del desempleo como de la pobreza laboral con todas sus demás implicaciones, según se aprecia en estos estudios institucionales.

Es claro que en el Estado de México no nos podemos conformar con engrosar las listas de los beneficiarios de programas sociales, que según dice el Presidente ya son 2.2 millones de mexiquenses, se requiere de una intervención más inteligente y visionaria, pues se presume que hay potencial y convicción por parte del ejecutivo, como de los legisladores y empresarios que se pueden reunir a revisar mucho más que el DUF, aprovechando que estamos ya en tiempos de planeación y presupuestación para 2021. Ojalá nos den una buena muestra de visión y compromiso.

Provocaciones:

Confiando que el Poder Judicial se ha preparado adecuadamente para dar resultados sin precedente en materia de Justicia Laboral que recién arrancó ahora a su cargo, el Magistrado Presidente Ricardo Sodi Cuéllar, pondrá en marcha un Observatorio Ciudadano antes de que termine el año, para que con ayuda de los sectores sociales sigan perfeccionando su trabajo. Sabe que es un reto grande exponerse al escrutinio de la sociedad, pero está dispuesto a transformarlo en un proceso que permita focalizar mejor sus acciones para cumplir su deber buscando excelencia. Ojalá así ocurra.



CSI Cyberside Soluciones Integrales