Sin autoengaños

Oscar
Glenn

Sin autoengaños

21/10/2020
Facebook Twitter Google +

Al cumplirse tres años de la instauración del Sistema Anticorrupción del Estado de México, teniendo un elemento de legitimidad en el Comité de Participación Ciudadana, se presentó un informe a mi parecer completo y bien estructurado que permite apreciar los resultados alcanzados en esta materia, donde destaca la aprobación de la Política Estatal Anticorrupción, así como el avance en la sistematización de la información e interconexión de los entes públicos a la Plataforma Digital Estatal (PDE), señalando a cada uno de los implicados; la rendición de cuentas con acciones de fiscalización y procedimientos de responsabilidad administrativa; así como, el seguimiento a la implementación de los Sistemas Municipales Anticorrupción.

Digno de destacar que ese informe no proyecta cuentas alegres, sino el producto de un trabajo más enfocado donde se muestra el grado de avance y los pendientes en las acciones que idealmente deberían permitir cerrar espacios a la corrupción y ofrecer menos complicaciones a los ciudadanos. Ojalá que varios de nuestros representantes populares y especialistas se tomen el tiempo para leerlo con detenimiento.

Hablar de combatir la corrupción desde sus raíces y en sus diferentes formas, se evidencia que es mucho más complejo que medir la percepción que los ciudadanos o hacer promesas en campaña y ahí queda expuesto, cuando vemos que subsisten grandes rezagos en el ámbito municipal en esta materia.

A la fecha se tienen 48 Sistemas municipales anticorrupción debidamente instalados de 125, aunque son más que los 37 que se tenían en 2019, no se llega ni a la mitad de los municipios, ya sea porque algunos Presidentes Municipales no lo han considerado importante para buscar constituirlo, algunos otros donde ya existía han lo han considerado un estorbo y prefirieron obstruir su operación; unos más no sabían siquiera lo importante de cumplir con este deber. Casi inverosímiles las razones.

Ojalá que como expresa el Presidente saliente del comité de participación ciudadana, Alberto Benabib Montero, la Contraloría del Poder Legislativo ponga más énfasis en el cumplimiento de este deber en los gobiernos municipales, y que el activismo de la ciudadanía no se extinga y siga exigiendo que se avance como lo marca la Ley.

Y no sería mucho pedir que ahora que algunos ediles buscarán reelegirse en el cargo, le muestren a los ciudadanos cómo cumplieron con esta obligación en el ejercicio de la función pública. Sería un buen detalle.



CSI Cyberside Soluciones Integrales