La hora de los hechos

Oscar
Glenn

La hora de los hechos

09/02/2021
Facebook Twitter Google +

En días pasados la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad denunció la activación de una campaña en su contra para desprestigiarla, luego que la Jefa del SAT Raquel Buenrostro, revelara que está realizando investigaciones sobre diversas organizaciones, en las cuales se han encontrado patrones de conducta para evadir al fisco, con esquemas similares a los de las “factureras”; por lo que tuvieron que salir a desmentir tal situación, mostrando una Opinión de cumplimiento en sentido positivo, emitida por el mismo SAT el 4 de febrero.

La difusión de las palabras de la Jefa del Servicio de Administración Tributaria, Raquel Buenrostro -quien por cierto acaba de ser reconocida como una de las 50 personas más influyentes del mundo en su campo de acción, al aparecer en la lista Global Tax 50 junto a otras personalidades como el presidente de EU, Joe Biden- en diferente medios, a decir de MCCI, “buscan distorsionar o manipular hechos o declaraciones de funcionarios y actores públicos, para generar corrientes de opinión adversas a organizaciones de la sociedad civil o simplemente para acosar a quienes consideran adversarios. Todo ello, por desgracia, a costa de la verdad”.

Ha dicho el Presidente que “la Calumnia cuando no mancha tizna” y por eso hay que recordarles a los funcionarios que deben ser muy cuidadosos en sus expresiones y nosotros como audiencia, poner mucha atención en la precisión de las informaciones que recibimos.

Es sabido que a este Gobierno parece no agradarle el trabajo de las organizaciones la sociedad civil, a las cuales el propio mandatario ha descalificado de manera generalizada, pero, vale señalar que las hay de diferente tipo, que su existencia y funcionamiento no es ni debe ser concesión del mandatario en turno. Si algo han hecho indebidamente algunas, deben ser sancionadas por ello con base en las leyes vigentes, pero no dar lugar a suposiciones o insinuaciones dolosas.

Causalmente viene el señalamiento sobre una de las organizaciones que ha sido muy crítica del actual gobierno y ello no le debe dar ningún privilegio, pero tampoco implicarle ningún riesgo. El trabajo de la sociedad civil debe ajustar a las leyes y con eso garantizarse el respeto a sus acciones y puntos de vista.

Las organizaciones que se enfocan el estudio, investigación o evaluación del quehacer público, desde hace tiempo han dado invaluables elementos para apreciar y medir el desempeño gubernamental. Eso evidencia que afortunadamente el ejercicio de la sociedad civil sigue funcionando y logra sumar personas muy capaces, nutriendo la inteligencia social y el debate, pero también que los ciudadanos tenemos mucho que aprender.

Las organizaciones más rigurosas y confiables, transparentan sus métodos e instrumentos y aportan al análisis y la discusión que deberían orillar a la reflexión, la reconducción y toma de mejores decisiones en los asuntos públicos sin ser por ello denostadas por las instituciones o los servidores públicos bajo escrutinio.

Mala idea y nulo favor al país, es que se trate de descalificar en diferentes formas a periodistas, analistas e investigadores quienes plantean interrogantes o evidencian fallas y falsedades en la actividad, cuando no pueden contradecir los datos y las evidencias. La sociedad no debe caer en ese juego.

Desafortunado es que por simpatía política algunos sectores de la población respalden la denostación y se conformen con versiones endebles de los personajes que idolatran, en lugar de pedirles cuentas. Ojalá la resolución del SAT sobre este caso, deje las cosas en claro. Espero que “Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad”, salga fortalecida y legitimada por su propio auditor. Ya veremos.



CSI Cyberside Soluciones Integrales