Retos en la formación de jóvenes

Ricardo
Joya

Retos en la formación de jóvenes

04/02/2020
Facebook Twitter Google +

El siglo XXI demanda nuevas competencias como seres humanos y profesionales, las cuales se clasifican en cuatro categorías: Maneras de vivir el mundo; Maneras de pensar; Herramientas para trabajar, y Maneras de trabajar.

En la primera de ellas: “Maneras de vivir el mundo”, se identifica el plano de “vida y carrera”, que se refiere a las capacidades para plantear y definir metas, así como para persistir y sortear obstáculos que se enfrenten en la vida, vinculados con la resiliencia, la tolerancia a la frustración, el esfuerzo y el diálogo interno positivo.

Además, se consideran la responsabilidad personal y social, definida como la capacidad para tomar decisiones y actuar, considerando lo que impacte en el bienestar individual, colectivo y del mundo, considerando la conexión permanente entre los tres ámbitos. En estas competencias se ubica la capacidad para asumir un rol activo, reflexivo y constructivo en la comunidad -local, nacional y global-, a partir del respeto y cumplimiento de los derechos humanos y el apego a valores éticos universales.

En la segunda categoría: “Maneras de pensar”, se colocan la creatividad e innovación, a fin de que las y los jóvenes desarrollen ideas originales que tengan valor; además de interpretar -desde diferentes perspectivas- las situaciones que pueden presentarse en su vida, y visualicen distintas respuestas a un problema o circunstancia.

Adicionalmente, deberán desarrollar el pensamiento crítico para analizar, evaluar, interpretar, inferir y explicar una amplia gama de significados, que les permitan afrontar la complejidad del mundo actual y futuro, y con ello resolver problemas, a partir de alternativas eficaces y viables.

En lo que corresponde a la tercera categoría, denominada “Herramientas para trabajar”, destaca la apropiación de las tecnologías digitales, para que expliquen, creen, produzcan y comuniquen contenidos; lo que se relaciona directamente con el manejo de la información, de manera que –con una perspectiva crítica- accedan a información de manera eficiente, y la empleen con creatividad y precisión.

Finalmente, las “Maneras de trabajar” se relacionan con dos ámbitos fundamentales: colaboración y comunicación. La primera es la capacidad para trabajar de forma efectiva con otras personas por una meta en común, articulando distintos esfuerzos; y la segunda implica el conocimiento y uso correcto del lenguaje para emplearlo eficazmente en diferentes situaciones y medios.

¿Las y los docentes estaremos listos para desarrollar esas competencias que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) identifica como fundamentales para el siglo XXI?

PERCEPCIÓN

La llegada de Miroslava Carrillo Martínez, como titular del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), significará una sacudida en el Sistema Anticorrupción de la entidad.

Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAEMéx.
Presidente de la Academia de Periodismo y Comunicación Social (Somegem).
Facebook: ricardo.joya.94 / Twitter: @RJoyaC / Instagram: joya.ricardo11



CSI Cyberside Soluciones Integrales