Indicaciones no preguntas

Oscar
Glenn

Indicaciones no preguntas

28/07/2020
Facebook Twitter Google +

Según datos de la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo dados a conocer este lunes, que ha sido el modelo implementado a raíz de la pandemia para la recopilación de información y que ciertamente tiene un margen de variación, en el análisis realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social, en mayo aproximadamente el 54.9% de las personas se encontraban en una situación de pobreza laboral; este resultado es acorde a la reducción del empleo y la caída en la actividad económica observadas entre abril y mayo, mismas que afectaron las fuentes del ingreso laboral de los hogares.

Reporta también el CONEVAL que “el mercado laboral informal está teniendo un papel más relevante que el formal cuando se trata de dejar de estar en una situación de pobreza laboral. En contraste, se observa que la ocupación formal sigue disminuyendo, las personas que entran a una situación de pobreza son en su mayoría informales que pierden su empleo y pasan a ser parte de la Población No Económicamente Activa, (19.7%). Por otra parte, de las personas que salieron de la pobreza laboral en mayo y que en abril formaban parte de la PNEA: el 27.4% se empleó sector informal y 7.6% en el sector formal, lo cual es preocupante debido a que compromete el acceso a las prestaciones laborales de los ocupados y sus familias, entre ellas los servicios de salud”.

Se estima que, en mayo, aproximadamente el 43% de los ocupados tuvo acceso a servicios de salud, mientras que 57% reportó no tener acceso. Esto nos indica que más de la mitad de la población ocupada no cuenta con acceso a servicio médico como prestación laboral y en caso de no recibir atención en una institución pública tendrían que hacer uso de su ingreso o ahorro para cubrir los gastos derivados de alguna enfermedad.

Con base en el análisis de los datos, se hace un llamado para focalizar la atención en los grupos más vulnerables poniendo énfasis en los hogares cuyos miembros dependen del trabajo informal o aquellos que se ocupan en los sectores más afectados por las medidas sanitarias para contener el contagio por la COVID-19, por ejemplo, los sectores de servicios y comercio.

Pide el Consejo que las medidas implementadas por el gobierno respondan oportunamente ante las necesidades de los mexicanos, advirtiendo que la actual crisis podría provocar el crecimiento del mercado laboral informal y retoma las sugerencias ya expresadas, como la creación de un seguro de desempleo contributivo, la renta básica ciudadana o un piso mínimo solidario, a proveerse durante la crisis económica derivada de la contingencia sanitaria, y brindar apoyos fiscales a las empresas para que mantengan o aumenten su planilla de trabajadores; esto, además, de brindar créditos que lleguen a las pequeñas y medianas empresas.

Ayer también, se presentó en el Hangar Presidencial, el Avión Presidencial, motivo y vitamina de la indignación de buena parte de la población mexicana por el dispendio en que pudieron haber incurrido anteriores gobiernos. Ahí, respetuosamente el Presidente pidió a los periodistas no preguntar sobre asuntos distintos a la Aeronave y la próxima rifa.

Atendiendo a su petición y por la dinámica impuesta en la conferencia, no las hubo, y tampoco hubo una explicación de la dimensión que este asunto tiene para resolver problemas prioritarios del país, lo que si hubo a través de las benditas redes sociales, fueron muchas indicaciones para el mandatario -hombre entregado al pueblo- agrupadas a través del hashtag #NosValeMadreElAvion, que hicieron evidente que lo simbólico puede ser importante para él, pero en momentos de crisis es más significativo lo práctico, pregunten si no a los que han perdido su trabajo, quienes han cerrado su negocio, han perdido un familiar por la pandemia o a los que en este momento están tratando de subsistir después que el huracán Hanna arrasó con todo. Ojalá se hiciera más al respecto.



CSI Cyberside Soluciones Integrales