Cristina garcia: amatl la premia como nueva emprendedora

Cristina garcia: amatl la premia como nueva emprendedora

Por Luis Guillermo García Ruíz

13/12/2017 |   Ciudad de México

Muy buenos días tengan todos ustedes. A nombre de mis hermanas Carmen, Claudia y de mi familia, deseo expresar al Grupo AMATL nuestro más sincero agradecimiento por el reconocimiento que han decidido entregar al trabajo que desarrollamos en la Librería LibrArte, en el sur del estado de México, en lo que se conoce como la “Tierra Caliente”, que comprende 35 municipios de los estados de Guerrero, Michoacán y el estado de México, donde Tejupilco, con una población de más de 80 mil personas, ocupa el segundo lugar en habitantes en la región, solo detrás de Apatzingán Michoacán.
Nuestro mensaje es de reconocimiento al reconocimiento, de realismo mágico y al estilo de Star Wars, un mensaje tipo Help me Obi Wan Kenobi you are my only hop.

Me explico. Llevamos tres años de cambios y transformaciones. Dejamos de ser la WeB ó N@D@ y con ello quedaron atrás los servicios de informática asociados al de expendio de revistas, para comenzar la metamorfosis, de oruga a mariposa, a Librería LibrArte.

Hace tres años ganamos el concurso como Emprendedoras del estado de México, recibimos un premio efectivo y nos dimos a la tarea de remodelar completamente nuestro establecimiento.

A esta fase de nuestro programa le llamamos crecer hacia adentro: tiramos bardas, pintamos, diseñamos mobiliario, enjarramos, ampliamos en 100% el área de exhibición y venta y nos dispusimos a trabajar como una librería clásica, con servicios punta: la cafetería, los talleres para todo mundo, especialmente los dedicados a la niñez y al fomento a la lectura, a la convivencia, la comunicación, se convirtieron en el espíritu que nos anima en esta empresa.
Hace un año, concursamos por el Premio Nacional de Librerías, con un programa diferente, al que llamamos ¡Salir Afuera! Resultamos favorecidas por el criterio del jurado calificador y este programa, puesto en marcha en el transcurso en lo que va del año, se presentó ante la Secretaría de Cultura, la de Educación, la CANIEM, la ALMAC, la OEI-UNESCO y ha sido elegido como ganador del Premio al Fomento a la Lectura y la Escritura.

Si todo esto fuera un pastel –a mis hermanas y a mí nos fascina la gastronomía y la repostería- el honor que recibimos del Grupo AMATL sería sin duda la cereza en el pastel.

Porque el mismo programa ¡Salir Afuera!, el calificado por el INDELI y la FIL hace un año, como el dios Jano o en un volado con una moneda, tiene dos caras, que a veces apuntan en direcciones opuestas, pero que en realidad son lo mismo. Si por un lado ¡Salir Afuera!, trata lo que llamamos “demanda”, es decir las ventas, la clientela, el fomento a la lectura, la creación de lectores, el otro lado de ¡Salir Afuera!, lo constituye la “oferta”, el mundo editorial, los proveedores, son ustedes, y por eso mismo este Reconocimiento constituye un galardón de enorme valor y oportunidad para nosotros, LibrArte, Tejupilco y la región que atendemos.

Porque si bien, hemos trabajado en la parte que atiende al fomento a la lectura y las ventas, no nos hemos dado abasto para llevar a cabo la contraparte que en el proyecto calificado dice a la letra: “SALIR AFUERA para encontrar reconocimiento y confianza en el mercado editorial. Necesitamos racionalidad económica y crédito. Comunicación y atención”.

Porque no estamos en condiciones de llevar a cabo compras en firme, no contamos con los recursos suficientes para ello, pera demás, porque hemos probado y comprobado que la adquisición de inventarios, sin cambios ni devoluciones, no es el camino para generar lectores y hacer negocio en nuestra región, que sin duda es un expediente similar para todas las pequeñas librerías en todo México.

Hace unos 15 años, el afamado Mauricio Achar –abrevamos de su librería desde que abrió por allá de 1972- en una entrevista a la revista PROCESO señalaba la inequidad de las comparaciones: en México existen 400 librerías, en cambio en los EUA, una sola cadena tiene más de 800 establecimientos. Hoy que se cuentan en 600 las librerías registradas en tan solo el 6% de los municipios, hemos calculado que descontados las delegaciones y municipios conurbados a la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y las capitales principales del país, resulta que los municipios en donde encontrar alguna librería se reduce al 3% del territorio nacional: algo así como 67 municipios, de un total de más de 2250.
Es el realismo mágico al que nos hemos referido, el que alerta que “en medio de la precariedad generalizada y el desánimo al que tantas cosas nos invitan, las librerías somos una embajada de futuro”, o como diría el Maestro Achar, “los libros pueden ser nuestra salvación”.

Concluyo con una paradoja que nos ha ocurrido en estos días: nos dijo un conspicuo amigo, antes de venir aquí que “no fuéramos –insistió- hacer bullying”, la frase que ha puesto de moda, el mismo personaje, que puso otra parecida –en este mismo escenario- hace cinco años y los tres libros que han marcado su vida.

Lo paradójico es que, así como el Presidente de la República se ha embarcado –nos ha embarcado- en reformas dice, de gran calado (las de telecomunicaciones, la de educación, la fiscal, la laboral y la energética), nosotras creemos que se necesitan reformas en el mercado editorial que cambié las reglas de compra y crédito mercantil, porque así no’mas, no se fomenta la lectura, el mercado librero se concentra en elites urbanas, no se crean lectores, no hay desarrollo ni crecimiento del conocimiento y la educación.

Urge redefinir la naturaleza y el papel de la librería en México. Se ha dado un paso fundamental con el reconocimiento al fomento a la lectura, desde la librería… realismo mágico ¿si no es desde la librería?, entonces ¿en dónde?
El crédito, consignación y devolución son el medio, nos consta, para volver nuevamente a hacer de oficiantes los libreros y las libreras y no tan solo de intermediarios como ocurre en la actualidad. Sin la confianza y apoyo de las editoriales que nos han escuchado y volteado a vernos ¿Cómo hubiera sido posible que en Tejupilco supieran de la existencia de colecciones como las que editan FAO-Trillas o los manuales de oficios, las sagas y variedad de libros para el público infantil, aparte del clásico Juguemos a leer?

Necesitamos de ustedes, amigos nuestros, a los que agradecemos enormemente la oportunidad de estar aquí y ahora, un año más en la FIL en Guadalajara.


#LibrarteTejupilco







Vitral Turístico
Vitral Turístico




CSI Cyberside Soluciones Integrales
El clima
 Toluca de Lerdo

 México Distrito Federal