Atorón al emprendimiento

Ricardo
Joya

Atorón al emprendimiento

06/02/2018
Facebook Twitter Google +

Concluir estudios universitarios significa la oportunidad de obtener un mejor empleo o emprender un negocio; sin embargo, México no se ubica en la mejor posición para ello. El Instituto Global de Emprendimiento y Desarrollo (GEDI por sus siglas en inglés, con sede en Washington, Estados Unidos) indica que nuestro país descendió del lugar 75 al 71 -entre 137 naciones- donde mide 14 diferentes componentes. Destacan: capital humano, innovación de productos y networking (que se refiere a los contactos profesionales que pueden desarrollarse en el campo profesional y de negocios).

Los apartados donde México obtuvo bajas evaluaciones en el Índice Global de Emprendimiento y Desarrollo 2018, fueron: soporte cultural, percepción de oportunidades de negocio y habilidades emprendedoras. La puntuación general significó 26 por ciento y el rubro identificado como de fortaleza fue el networking.

En las oportunidades de negocio que las personas perciben, México obtuvo 43 %. Significó una descenso de 5 % con respecto a 2017. La evaluación más baja fue en soporte cultural, que mide el espíritu empresarial y la corrupción, como elemento que inhibe la actividad empresarial, en este rubro hace un año obtuvimos 15 % y bajamos a 10 %.

Instancias como el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) y el Centro de Investigación y Docencias Económicas (CIDE) han realizado investigaciones permanentes en materia de corrupción. Han identificado que aunque los empresarios tienen sus documentos en regla y cumplen con todos los trámites, deben otorgar dádivas cuando reciben inspecciones, auditorías o cuando sufren robo de mercancía por parte del crimen organizado.

La Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas, efectuada por el INEGI, indica que la corrupción se presenta para agilizar un trámite, evitar multas u obtener licencias o permisos.

El Catálogo Nacional de Trámites y Servicios del Estado aglutina 5 mil 780 diligencias, cuyo costo económico y social para cumplirlo se estima en 2.16 % del Producto Interno Bruto Nacional. ¿Cuánto se podría realizar con esos recursos si se redujeran aún más los trámites?

No basta el conocimiento obtenido en las aulas universitarias; es urgente la existencia de políticas públicas que protejan y permitan desarrollar el talento emprendedor.

Agradezco sus comentarios en Twitter
@RJoyaC



CSI Cyberside Soluciones Integrales