La compleja comunicación mexiquense

Ricardo
Joya

La compleja comunicación mexiquense

16/07/2019
Facebook Twitter Google +

En el Estado de México hacer comunicación política, privada, académica o social es un reto complejo. Tenemos todo tipo de medios periodísticos: desde los comunitarios hasta los internacionales, por la importancia de su territorio y economía, y su creciente problemática.

En esta entidad –de acuerdo con el Comité de Planeación para el Desarrollo del Estado de México (Copladem)- existen 20 regiones diferentes. En cada una, los medios informativos tienen distintas características y prácticas profesionales. Medios comunitarios de pequeñas poblaciones y medios regionales con presencia en varios municipios. Ambos tipos generalmente se distribuyen de manera gratuita y divulgan información de las propias localidades, lo que los hace atractivos para la gente.

Los identificados como “estatales” tienen coberturas más amplias aunque ninguno logra penetrar en los 125 municipios del Estado de México. Los llamados “nacionales” se producen en la capital del país y se asume –equivocadamente- que se consumen en todo México, aunque sus contenidos sí penetran en las zonas más pobladas de la entidad.

Aquí hay sucesos que atraen la cobertura de medios internacionales, como los “Foros de Biarritz” (Valle de Bravo, 2003), el encuentro de “Metrópolis” (Ixtapan de la Sal, 2004) o –lamentablemente- la matanza en Tlatlaya, en 2014.

A partir de ello, las temáticas y rutinas productivas se diferencian entre los medios y deben generarse contenidos para impresos (diarios, semanarios, revistas), electrónicos (radio y televisión) e hipermedia (plataformas multimedia, sitios web), además de atender las “benditas redes sociales”.

Esa creciente presión y observación de tantos y tan distintos medios, hace muy compleja la comunicación desde las instituciones.
Todo ello lo comparto, porque al revisar la encuesta de Arias Consultores –junio 2019- llama la atención que los cinco gobernadores “mejor aprobados” sean los alejados del centro del país y de la influencia de los medios “nacionales”. En Yucatán, Sinaloa, Aguascalientes, Tamaulipas y Baja California Sur, los titulares del Poder Ejecutivo tienen aprobaciones entre 49.8 y hasta 61.7 por ciento.

¿Será que trabajar con los llamados “medios locales” es más efectivo o será que en el centro del país es más difícil ejercer mecanismos de control de la prensa, como ocurría algunas décadas atrás?

PERCEPCIÓN

Amerita análisis detallado la entrevista del ex secretario de Hacienda, Carlos Urzua, en el semanario “Proceso”: “Romo es un hombre de extrema derecha y en términos sociales oscila entre el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. ¿Cómo un hombre que llegó a admirar a Augusto Pinochet y a Marcial Maciel, acabó no sólo siendo amigo de López Obrador, sino incluso siendo el jefe de la Oficina de la Presidencia?”

Twitter: @RJoyaC



CSI Cyberside Soluciones Integrales