Las cosas cambian… ¿darán resultados?

Ricardo
Joya

Las cosas cambian… ¿darán resultados?

21/02/2019
Facebook Twitter Google +

Especialistas en estudios de opinión pública han registrado el creciente apoyo “popular” hacia al presidente, Andrés Manuel López Obrador. Estiman que cada semana aumenta su aprobación y ya supera 80 por ciento de respaldo. ¿Cómo es posible, luego de algunas decisiones que “han impactado” negativamente en diferentes sectores, como la cancelación del nuevo aeropuerto, el despido de miles de burócratas, el cierre de guarderías, el desabasto de gasolina o la creación de la guardia nacional?

Imaginemos que usted ya no se siente cómoda o cómodo en su oficina –u hogar- porque todo permanece igual desde hace varios años. Los mismos muebles donde siempre, las cosas relativamente ordenadas –aunque no como usted quisiera- y en algunos sitios se nota que hay suciedad, y –de un día para otro- los muebles cambiaron de lugar, las cosas que consideraba innecesarias ya no están y empieza a percibir –subrayo: percibir- que ya no hay tanta suciedad como antes.

De primera intención, es altamente probable que se sienta diferente. No tiene claridad de qué ocurrió, pero dentro de usted una voz le dice: “¡Por fin, algo se hizo! Ya no está igual que antes”. “¡Órale!, ¿qué hicieron?” -podría preguntar y tendrá la “sensación” de que se ve mejor… o al menos diferente.

Algo así ocurrió con millones de mexicanos. Una gran mayoría quería que las cosas cambiaran, porque los gobiernos de los últimos 35 años eran “como iguales”, aún con la llegada de los panistas. Hasta Vicente Fox -que sacó al PRI de Los Pinos- (que ya no es la “residencia oficial”. Primer cambio) dejó su ropa de mezclilla y hasta las botas, para parecerse a aquello que criticaba.

Desde de 2018 lo hemos comentado. Un estudio de la UNAM, del Instituto de Investigaciones Jurídicas indicaba que siete de cada 10 ciudadanos México iba “por el camino equivocado”. Ocurrió lo advertido: la mayoría decidió cambiar la ruta y al régimen.

Por ello esa urgencia –que no es efectividad de fondo- con la que el presidente “mueve los muebles”, rompe los modelos; asegura –sin mostrar todas las pruebas- que está todo sucio en la casa y que la está limpiando (¿será?). Mantiene la esperanza de que habrá una mejor condición.

Satisface esa expectativa de que las cosas serán diferentes… o al menos genera la sensación. Al tiempo -con los resultados comprobables-, valoraremos si esos “cambios” en verdad mejoran o resultan peores. Por lo pronto “las cosas cambian”.



CSI Cyberside Soluciones Integrales