Oscar Glenn Comunicación
Facebook Twitter Google +
La escuela pública es viable; necesario, fortalecer a las normales y la formación humanista de los maestros

La escuela pública es viable; necesario, fortalecer a las normales y la formación humanista de los maestros

Carlos Escalante Fernández, investigador del EL COLEGIO MEXIQUENSE, A. C., señala la necesidad de agradecer y reconocer la labor de los profesores; son profesionales de Estado.

19/05/2019 |   Toluca |   Redacción

Las escuelas normales se deben transformar sobre la base del humanismo, la prevención del analfabetismo digital en la educación básica para evitar una forma nueva de discriminación y la preparación de los maestros, a fin de llevar el diálogo al aula como mecanismo de formación de la niñez, afirmó el sociólogo e historiador Carlos Escalante Fernández, profesor-investigador de EL COLEGIO MEXIQUENSE, A. C.

Estudioso de temas como el programa de alfabetización impulsado por Jaime Torres Bodet durante los últimos años del gobierno de Manuel Ávila Camacho, el investigador reconoció que las escuelas normales afrontan el desafío de la baja matrícula, como resultado no deseado de la reforma de 1985 que elevó la formación docente al nivel de licenciatura, con lo cual aumentó el periodo de formación escolar, lo que ha hecho más atractivas otras opciones de ese nivel para los jóvenes.

En referencia a la reciente celebración del Día del Maestro advirtió de que se debe dotar de contenido a la efeméride, pues las maestras y los maestros de México han sido y son el sostén de la educación pública en el país.

Si se ha logrado abatir el analfabetismo, de manera lenta, pero segura, y mantener en el artículo tercero constitucional la obligatoriedad de la educación pública y gratuita es en mucho por el papel que ellos cumplen y porque la magisterial es una profesión de Estado, que así debe mantenerse al menos durante las tres próximas décadas, puntualizó.

Integrante del Sistema Nacional de Investigadores y autor de artículos especializados en libros y revistas y de, entre otros títulos, Mazahuas, campesinos y maestros. Prácticas de escritura, tierras y escuelas en la historia de Jocotitlán, Estado de México (1879-1940), el investigador añadió que sigue siendo necesario que el maestro sea un profesional de Estado, ni partidista ni sindical ni gremialmente hablando.

Pidió respeto y consideración para las maestras y los maestros, apoyo y reconocimiento a su labor, que, si bien puede realizarse en condiciones favorables en algunas escuelas, en otras supone un desafío por la lejanía, las carencias y las condiciones en que deben atenderse planteles multigrado.

El profesor tiene nuevos papeles que cumplir, dijo el coordinador del seminario de Historia Contemporánea de EL COLEGIO MEXIQUENSE, A. C., pero -matizó- es indispensable revalorar su quehacer y agradecerle todo lo que hace cotidianamente, pues no basta con un 15 de mayo, sino reconocer que muchas de sus demandas son legítimas y es necesario satisfacerlas para que esté a gusto y pueda desarrollar mejor su trabajo.

Escalante Fernández precisó que las escuelas normales han buscado transformarse, y sugirió que los cambios que se emprendan en esas instituciones consideren valores humanistas y éticos que a lo largo de historia de la educación se han fomentado, para atender ahora la alfabetización digital, sujeta a situaciones muy variadas en cuanto acceso a Internet, infraestructura y recursos.

Los niños plantean hoy otro desafío a los maestros por su manejo de la tecnología, de ahí que la escuela tiene que llevarlos más allá de la consulta de enciclopedias digitales y hacerles vivo y atractivo el conocimiento, lo que puede ser factible dándoles voz y generando en sus centros escolares valores de armonía y convivencia con una visión humanista y dialógica.

También propuso impulsar en los jóvenes el deseo de ir a las normales a estudiar, pero ello supone que socialmente se considere seriamente que la escuela pública tiene solución y que sus males y carencias no son responsabilidad exclusiva de los maestros, sino del conjunto de actores que influyen en su labor.

Asentó que los cambios educativos no podrán ser en contra ni a pesar de los maestros, sino con estos, para seguir fortaleciendo la educación laica, pública y gratuita, ya que los profesores deben estar convencidos del perfil curricular y de que no están siendo controlados por autoridades y sindicatos, y ello supone darles margen de autonomía; de otra manera, la escuela no llenará las expectativas depositadas en ella.



Oscar Glenn Comunicación





Vitral Turístico
Vitral Turístico


CSI Cyberside Soluciones Integrales


El clima
 Toluca de Lerdo

 México Distrito Federal