Oscar Glenn Comunicación
Facebook Twitter Google +
El reto de ser adolescente

El reto de ser adolescente

17/05/2017 |   Toluca

La difícil etapa en la que somos demasiado grandes para comportarnos como niños, y muy pequeños para conectarnos con la vida adulta; se acaban los juguetes y aparecen nuevos juegos, en ellos se hace presente nuestra vulnerabilidad, ganar se convierte en algo cada vez más importante y perder parece devastador.

Es todo un reto vivir este periodo: muchos planes, sueños, aventuras, experiencias nuevas, también desilusiones, penas, tristeza; toda una marea de emociones que aparecen entremezcladas en décimas de segundos. Y sí, también ahora, los padres juegan un papel fundamental, hemos dejado de percibirlos invencibles cual superhéroes, ahora parecen villanos que intentan a toda costa coartar nuestros sueños… o tal vez es sólo que no nos comunicamos en el mismo lenguaje, parece que se les ha olvidado lo complicado que es pasar este ciclo que ellos vivieron alguna vez, desde la mirada adolescente parecen enemigos que se encargan de hacernos la vida de cuadritos, mientras que ellos no se cansan de repetir frases como: “es por tu bien” o “algún día lo entenderás”.

Y dentro de toda esta energía de aire renovado, ¿qué hace que los adolescentes sean tan vulnerables?

Recientemente hemos escuchado que adolescentes alrededor del mundo han presentado conductas auto lesivas que preocupan a la sociedad en general; he encontrado 4 factores que parecen clave en la génesis de esos comportamientos:

* Baja autoestima. Es fundamental que los padres desde los primeros años de vida promuevan en sus hijos aceptación y cariño hacia sí mismos; es más fácil respetar su cuerpo cuando lo quieren y cuidan de él.

* Alta necesidad de aceptación o reconocimiento. Cuando esto no viene de los padres y demás miembros de la familia, lo adolescentes lo buscarán en fuentes externas, resultándoles incluso más atractivo ser reconocidos por comportamientos nocivos que ser ignorados aunque se esfuercen por hacer bien las cosas.

* Falta de un sentido de vida. En la agitada vida actual, es muy fácil darle una gran valía a objetos materiales o imágenes perdiendo de vista lo verdaderamente importante, aquello que podría hacernos tener razones de peso para seguir adelante.

*Poca tolerancia a la frustración. Es preciso aprender que no siempre se gana y que algunas veces es necesario esperar a que nuestros deseos sean cumplidos, saber que no siempre obtendremos aquello que creemos que necesitamos o anhelamos; de esta manera aprendemos a hacer frente a los reveses de la vida.

Conviene estar pendientes para advertir algunos de los siguientes síntomas en los adolescentes, que podrían indicarnos que se trata de alguien vulnerable: falta de confianza en sí mismos, miedo a los cambios, no expresar emociones o sentimientos, aislamiento, descontrol emocional por no obtener lo que se quiere, consumo de sustancias nocivas, frases de despedida o advertencias de un pronto final.

¿Qué pueden hacer los padres o cuidadores para prevenir conductas autodestructivas en los adolescentes?

* Es fundamental que los padres aprendan a equilibrar las exigencias hacia los niños y adolescentes, es decir, no ser demasiado permisivos ni demasiado severos

* Aprender a ser tolerantes, recordar que todos cometemos errores y dejar que los adolescentes aprendan por sí mismos, sin perder de vista su integridad y seguridad

* Enseñar a ganar y a perder, como es en la vida adulta los niños deberán comprender que no siempre se obtiene lo que se cree que se necesita o se desea

* Inculcarles el respeto a sí mismos y a los demás, dejando claro que existen límites que conviene respetar

* Promover la práctica de algún deporte respetando la disciplina que el mismo exige

* Delegar responsabilidades a niños y adolescentes acordes a su edad, teniendo claro que no son ellos quienes deben hacerse cargo del cuidado de sus hermanos menores ni culpables de las discusiones que se tengan en pareja

* Mostrarles que las emociones negativas también son parte de nuestra vida y enseñarles a expresarlas con asertividad

* Escucharlos, confiar en ellos, reconocerles cada logro por pequeño que sea

Parece que el reto de vivir esta etapa no es sólo de los adolescentes sino también de los padres, pero prevenir el daño que se provocan buscando aceptación o reconocimiento es más fácil si se hace desde el amor y la aceptación, recuerda que se trata de ser felices, no de ser prefectos; brindate la oportunidad de vivir la vida que te mereces.

¿Necesitas ayuda? osirispichardo@mail.com

Osiris Pichardo

Psicoterapeuta y Nutrióloga











CSI Cyberside Soluciones Integrales
El clima
 Toluca de Lerdo

 México Distrito Federal