Oscar Glenn Comunicación
Facebook Twitter Google +
Comer por comer el dilema de todos los días

Comer por comer el dilema de todos los días

La exclamación más común en una consulta es
28/03/2017 |   León

Pero lo importante es no dejar de comer si no hacerlo con calidad, que pasa con nuestra saciedad porque ya no nos sentimos saciados tan fácilmente con los alimentos o bien no podemos dejar de comer por influencias externas, la principal consecuencia de este mal hábito es el aumento de peso.

Lo que principalmente nos hace comer demás es estar frente a distracciones lo cual no nos damos cuenta de la cantidad de comida que estamos consumiendo, frente un televisor, platicando o en una convivencia. Ya que nos encontramos enfocados en otro elemento y no en el de satisfacer el hambre.



La exclamación más común en una consulta es "¡¿Cómo puedo dejar de comer?!"





En estos términos puede surgir la pregunta ¿Qué es el apetito y el hambre?, ya que son dos términos diferentes es importante que se marque la diferencia y poder entenderlo más, el hambre es la necesidad fisiológica del organismo que tiene como objetivo nutrir con lo indispensable, por lo que por otra parte apetito se refiere a el deseo de comer por placer, en el cual se incluyen los sentidos manifestados en el olor, sabor, aspecto y presentación de los alimentos. Por lo tanto una persona puede sentir apetito a pesar de haber saciado su hambre.

En este contexto entra el entorno en el que nos encontramos al realizar nuestros alimentos, ya que si la comida que se nos presenta es copiosa, antojable y no saludable, entramos en esta etapa de apetito en el cual comemos por comer sin una necesidad del organismo por saciar el hambre, es fundamental reconocer estas sensaciones de satisfacción y saciedad, las cuales se presenta cuando se da el estado de plenitud que invita a dejar de comer.

Sin embargo es importante mencionar que en ocasiones no es tan sencillo distinguir el hambre del apetito, ya que el placer que producen ciertos alimentos pueden llegar a engañar a nuestro centro de saciedad para hacer creer que todavía se necesita ingerir más alimento y los principales alimentos que llegan a provocar esta reacción son los hidratos de carbono simples y grasas “malas”.

Es muy necesario que se busque la asesoría para lograr el control de estos factores que incitan al organismo a seguir comiendo sin parar, lo importante no es comer por comer, si no comer con calidad por la necesidad del organismo buscando el equilibrio adecuado.

LN. Daniela Hernández Urrutia
dhernadez@plandevidacondaniela.com
https://www.facebook.com/PlandevidaconDaniela
Twitter. @PlandVidaconDan











CSI Cyberside Soluciones Integrales
El clima
 Toluca de Lerdo

 México Distrito Federal