Oscar Glenn Comunicación
Facebook Twitter Google +
Además de la ley, se requiere un cambio de comportamiento para erradicar la discriminación hacia las mujeres: carolina monroy

Además de la ley, se requiere un cambio de comportamiento para erradicar la discriminación hacia las mujeres: carolina monroy

El papel de las mujeres en la sociedad hace la diferencia entre la paz y la guerra Disposición permanente de EPN en favor de las mujeres, destaca El Edomex tiene leyes de vanguardia que protegen derechos y patrimonio del sector femenino
21/04/2016 |   Ciudad de México

El papel de las mujeres en la sociedad, como educadoras de sus hijas e hijos, es tan importante y definitivo que hace la diferencia entre la paz y la guerra; entre la honorabilidad de la sociedad y sus gobiernos y lo que es contrario, afirmó la diputada Carolina Monroy Del Mazo, en el marco del foro “La situación de las mujeres en el trabajo remunerado y no remunerado”.

Convocado conjuntamente por la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, su similar en el Senado de la República y el Instituto Nacional de las Mujeres, el evento fue inaugurado por el secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, cuya presencia, subrayó la legisladora, ratifica la disposición del presidente Enrique Peña Nieto en favor de la restitución de los derechos femeninos, reflejada en decisiones, leyes y políticas públicas.

Con la presencia de la senadora Diva Gastelum y la diputada Laura Nereida Plascencia, presidentas de las respectivas comisiones legislativas de género en el Congreso de la Unión, Monroy Del Mazo agregó que las mujeres quieren remontar el pasado, con el impulso de leyes suficientemente claras y contundentes que consoliden el ejercicio de sus derechos. Pero, “no basta con la ley, pues ésta no hace magia ni define por decreto cómo debe conducirse la sociedad”.

Carolina Monroy, también secretaria de la Comisión de Igualdad y Género, exhortó a las mujeres a ser agentes de cambio y promover en sus entidades la responsabilidad compartida entre hombres y mujeres para desmantelar el andamiaje social y cultural que ha sostenido la discriminación y la violencia hacia las mujeres.

Más tarde, al presentar su ponencia “Necesidades de armonización legislativa para el reconocimiento del trabajo doméstico no remunerado”, la diputada por el distrito 27 del Estado de México hizo énfasis en que este tipo de actividad es invisible, a pesar de ser social y económicamente relevante, pues provee bienestar físico, emocional y afectivo a la familia y equivale a 20.5% del Producto Interno Bruto nacional.

“La abrumadora carga de trabajo que implican las tareas domésticas es causa de discriminación y desigualdad, pues las mujeres tienen menos tiempo para estudiar y capacitarse, enfrentan dificultades para encontrar un empleo, optan por trabajos de menor salario o renuncian a sus expectativas de crecimiento profesional”, argumentó la también secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del tricolor.

Las mujeres en proceso de divorcio o separación son especialmente vulnerables, dijo, porque se dedicaron exclusivamente a las tareas del hogar, y con frecuencia se quedan sin nada, o con muy poco del patrimonio familiar que también les corresponde.

Al respecto, destacó que el Estado de México tiene leyes de vanguardia que protegen los derechos y el patrimonio de las mujeres, sus hijas e hijos, lo cual cancela la posibilidad de prácticas injustas que se presentaban como un hecho cotidiano.

La diputada Carolina Monroy se refirió además a las reformas integrales en materia penal, civil, procesal civil y laboral impulsadas por el presidente Enrique Peña Nieto, cuando era gobernador de la entidad mexiquense, gracias a las cuales se reconoce el trabajo doméstico no remunerado como un aporte económico de las féminas al sostenimiento del hogar y la adquisición de los bienes durante el matrimonio, así como su derecho sobre el 50 por ciento de éste en caso de divorcio.

También se tipificó el delito de Fraude Familiar que comete quien oculte, transfiera o adquiera a nombre de terceros los bienes comunes, y se incorporó en la Ley de los Servidores Públicos los cuidados paternos en caso de enfermedad de los hijos, y la licencia por paternidad por cinco días.

En el foro participaron representantes de la Organización Internacional del Trabajo; ONU Mujeres; el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación; la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.



Oscar Glenn Comunicación









CSI Cyberside Soluciones Integrales
El clima
 Toluca de Lerdo

 México Distrito Federal