Oscar Glenn Comunicación




Dieciséis de julio de 2019

Ahora que están los legisladores analizando las propuestas de reforma a la Ley de la UAEM, los disidentes de la institución proponen que las autoridades universitarias sean electas por voto directo de los integrantes de la comunidad, lo cual sé que suena bien como un afán democrático; pero es engañoso y me parece que no sería conveniente. Nuestros diputados no deben perder de vista el objeto de la institución, sus fines y que la forma de elección no repercute en aumento de la calidad de la formación profesional. Además es de preocuparse que vayamos a tener alumnos muy distraídos en grillas políticas electorales, o bajo el acecho de corrientes y partidos peleando por el control de la Institución; cuando su misión -a contra reloj- es formarse como buenos profesionales, competentes y exitosos. ¡Atención...

Por Oscar Glenn

Javier Martinez
El mesías que nunca llegó
Javier Martinez
Martha  Nava
Carácter
Martha  Nava